Te doy la bienvenida a mi blog, un espacio donde compartiré relatos, vivencias e información relacionada con la disciplina del Yoga, entendiendo esta bella práctica como un modelo a seguir tanto dentro como fuera de la esterilla.

 

Mi nombre es Natalia Herrero y soy practicante de Yoga desde hace 10 años. Me dedico profesionalmente a impartir clases y a la difusión de Bienestar Integral.

 

Escribo este y los siguientes textos desde la propia aceptación, no exenta de inseguridad y un cierto miedo, pero con ilusión. No pretendo ser dogmática, cuando transmito un mensaje lo hago desde mi experiencia y el contraste con fuentes fiables. Me considero una artista en ciernes, como cada uno de nosotros, que quiere aportar un poquito más cada día y está segura de su Dharma (misión). El blog será un canal más donde compartir mi experiencia, por si a alguien le pudiera servir de guía o para generar diálogos.  

 

El objetivo de este blog es hablar de la práctica, abordar temas como el diseño de una sesión o cómo realizar la práctica en casa o en el trabajo, cuestiones sobre mi vivencia y reflexiones sobre todo esto.

 

El proyecto tal y como se presenta hoy es fruto de un desarrollo profesional y personal profundo en el que han intervenido muchas personas, de las cuales me gustaría dedicar una mención especial a Carlos y María de mariamikhailova.com por su profesionalidad, su buen corazón y aporte de ideas, ellos me ayudaron a darle forma al proyecto. Beatrice Aranda por ayudarme a quitar capas y a recolocarme. Irene Martín, una profesional de la voz en todas sus vertientes, una artista, una súper profe, una amiga en potencia. Santiago Carrión es un crack de la imagen, trabajar con él es genial y hace que ponerte delante de la cámara sea fácil y divertido. Las mejores fotos de la web y los vídeos de presentación son obra suya, saca lo mejor de mí delante y detrás de la cámara y, por supuesto, Tamara, quien me apoya siempre, siempre, siempre!   

 

Gracias a todos por vuestra dedicación y confianza.

 

Gracias al universo que me sintoniza con lo que debo vivir en cada momento.

 

Te invito a que me acompañes en esta experiencia llena de emoción, ilusión, incertidumbre, sonrisas y lágrimas, llena de VIDA, llena de YOGA.